Eso de escoger si usar collar o usar arnés es una discusión eterna. La verdad es que no es una ciencia exacta. Esta decisión, más que tus gustos y su raza o tamaño depende del objetivo del paseo y del carácter de tu perro. Además, el arnés y el collar no son mutuamente excluyentes, puedes alternarlos según la actividad. 

Los motivos comunes que mueven esta discusión son: o porque el perro jala mucho, o porque tememos lastimarlo. Alguna vez nos recomendaron que para perros que no obedecen, o que se emocionan mucho durante el paseo, es mejor usar un collar, pues este se aferra de una zona más o menos débil. Contrario a lo que sucede con el arnés, que al sujetarlo del pecho le permite aplicar toda su fuerza. 

En fin, encontramos un artículo en el blog de Koira que explora todas las opciones, aquí te compartimos una versión resumida.

 

1. Collar de impulsos eléctricos

¡Esto suena cruel! Estos collares son utilizados con fines correctivos, basándose en técnicas de condicionamiento por refuerzo negativo (o sea, si no obedeces, recibes un choque eléctrico). Así que el uso dependerá de la filosofía educativa.

Según los entrenadores con quienes hemos trabajado, el aprendizaje de los perros es más eficiente si se basa en recompensas y no en castigos. 

 

2. Collar de pinchos

Este collar también se conoce como collar de castigo y también sigue una filosofía de condicionamiento por refuerzo negativo. Para su uso se recomienda haber recibido un entrenamiento especial, de lo contrario se podría lastimar al perro y perder su eficacia. 

 

 

3. Collar de ahorque

Lo del nombre “collar de ahorque” es solo uno de los usos de los tradicionales collares de eslabones. La gracia de este tipo de collares era su versatilidad, pues se podían poner en posición fija y en posición de ahorque. Últimamente han salido nuevas versiones de estos collares, pero por ser hechos de nylon o de otro material, solo tienen la función de ahorque. 

Estos se han hecho muy populares, pues no representan un refuerzo negativo tan fuerte y hacen más fácil el manejo de perros que jalan mucho. Sin embargo, también hay que tener cuidado con ellos, pues por mal uso se puede lastimar al perro. 

 

 

 

 

 

4. Collar

Este es el collar fijo, el collar collar. Su principal gracia es que trae la argolla para poner el tag y que también la podemos usar para sujetar la correa. En fin, equivale a la posición fija del antiguo collar de eslabones. Hay que tener cuidado con perros que jalan mucho, especialmente con los que lo hacen obsesivamente, pues también podrían llegar a lastimarse.

 

5. Collar Halti

halti

Estos collares se pusieron de moda hace unos años como collar anti-tirones. Es una herramienta muy buena pero es necesario aprender a usarla. 

El mal uso puede provocar lesiones cervicales o incentivar la agresividad.

 

 

 

 

 

6. Arnés anti-tirones

La gracia de este arnés es que se ancla en la parte delantera, justo en el punto de mayor fuerza, lo que desequilibra la potencia del perro para jalar, y si este jala muy fuerte, el arnés provocará que pivotee y gire hacia a nosotros.

Lo bueno de este arnés es que no requiere mayor acción de quien maneja la correa, evitando los malos mensajes que se puedan transmitir por jalones. Lo único es que la completa pasividad del manejador solo hará que el perro busque una posición para vencer el propósito del arnés.


Cuéntanos tus experiencias, déjanos tus comentarios o escríbenos a perroterapia@guaubox.net

Perroterapia es el blog oficial de GuauBox donde compartimos nuestras experiencias contigo y exploramos la vida rodeada de nuestros queridos hijos peludos.


GuauBox es la primera repostería artesanal para perros en Guatemala.

Todos nuestros son 100% naturales y seguros para perros, elaborados con ingredientes frescos y de la mejor calidad.

 ¡Conoce nuestros Combos, Pasteles, Pupcakes, Helados, Galletitas y más!

 

Comment