Hace varios meses decidí que Tencho y las chicas ya no comerían más concentrado. No fue una decisión fácil, por muchas razones. Aquí les comparto algunos de los argumentos y objeciones con los que me topé en el camino.

 

¡Qué miedo! 

Estamos súper acostumbrados a darles concentrado. Durante décadas hemos sido cocowasheados por la industria y por algunos veterinarios a “NO DARLE NADA A TU PERRO”. A raíz de eso, el miedo a enfermarlos era una de las razones que más me detenía.

 

¡Qué hueva!

No es que darles comida natural sea complicado, pero si se requiere de un riguroso cambio de rutina. No es lo mismo que solo abrir una bolsa de concentrado y que no tienes que tener mayor cuidado con la comida más que las hormigas. 

 

¡¿Cuál de todas las dietas?!

Existen muchas opciones de comida natural para perros, desde la BARF (comida cruda) hasta vegetariana. ¿Cuál es la mejor para mis perros?

 

¿Será muy caro? 

En promedio estamos acostumbrado a pagar entre Q150-Q200 en la alimentación de nuestros perros, si optamos por un concentrado de buena o mediana calidad. Yo pensaba que esto tendría que ser más caro... 

 

Han, asesor y catador oficial de KANI

Han, asesor y catador oficial de KANI

¡Nada mejor que la comida natural!

Luego de leer como loca y encontrar en mi camino a KANI, y asesorarme con Melis, su fundadora, terminé de convencerme de que la comida natural era lo mejor para ellos. 

Los expertos recomiendan hacer una transición lenta (de unos 2 meses) para que el perro se acostumbre poco a poco. Pero como soy la madre de la desesperación, la transición me duró lo que tenía de concentrado (que eran unos 5 días, y que, como bajamos la cantidad de comida, se alargó a unos 15). 

Hoy les digo que fue la mejor decision que pude tomar. Tengo 3 perros con necesidades muy diferentes y los beneficios han sido para todos. 

Tenchito sacandole la lengua a las dietas feas, porque ahora, con una dieta rica, ha bajado más peso que nunca.

Tenchito sacandole la lengua a las dietas feas, porque ahora, con una dieta rica, ha bajado más peso que nunca.

Tencho ha bajado de peso (estaba un poco pasadito...) sin tener que pasar hambre ni comer esos horribles concentrados de dieta que tanto odió.

Tampoco tuvo que hacer una cantidad exagerada de ejercicio (recuerden que tiene unos problemitas hormonales porque no le descendió un testiculo cuando era cachorro).

 

Balty, como ya saben, es salchicha, por lo que necesita mantener un buen peso para evitar problemas en su columna. Está mejor que nunca, sus músculos están súper definidos y hasta su pelo está más brillante que el mío.

Con ella teníamos problemas de apetito en las mañanas (especialmente si había mucho frío), al mediodía comía más o menos, y en las noches comía bien. Ahora no importa la hora ni el clima, siempre sale corriendo de su cueva para comer.

Balty asolea sus músculos mientras Keka toma una siesta.

Balty asolea sus músculos mientras Keka toma una siesta.

Finalmente, la más delicada de mi manada, Keka. Ella no solo es salchicha, sino que también, como recordarán, le hace falta su patita posterior derecha (como se imaginarán, no es la combinación más fácil de manejar...). Ella es la más comelona de la casa, y como tenía que mantenerla en buen peso, me partía el alma darle raciones pequeñas de concentrado.

Ahora, comiendo buenas raciones de comida, está delgada y súper musculosa, especialmente su patita trasera, está tan fuerte como nunca. Sé que esto se debe a la buena proteína que come, además que ahora le puedo dar un poco más de alimento sin afectar su peso.

En resumen, estos fueron los beneficios que pude ver en mis perros

  1. El gordo (Tencho) bajó de peso; Balty y Keka se mantuvieron en su peso ideal
  2. A todos les mejoró el pelaje
  3. Menos a nulas flatulencias (Se tiran menos pedos...)
  4. Todos están más musculosos 
  5. Sus dientes se han ido limpiando poco a poco 
  6. Quedan más satisfechos después de comer 
  7. Mejoró notablemente su salud
  8. El olor del pipí es más suave
  9. Se redujo la cantidad de heces (¡una de las mejores noticias!)
  10. Y (aunque no sea la más importante, pero sí la que puedo ver todos los días) AMAN su comida, ¡la hora de comer es la felicidad más grande! 

¡Inténtalo!

Así que, a todos lo que quieren dar el paso, ¡háganlo! ¡sin miedo! Los beneficios son increíbles. Y si por razones económicas o de tiempo no pueden cambiarse al 100% de dieta natural, al menos haganlo en un 50%. Eso sí, busquen la asesoría de un experto.

Como les he dicho miles de veces, ¡no le tengan miedo a las frutas y verduras! ¡Experimenten! Conozcan a sus mascotas, qué les gusta y qué no les gusta, ¡rápidamente descubrirán cuáles son sus preferidos! 

LAS COMIDAS PREFERIDAS DE MIS CHICOS

Keka: Banano 

Balty: Papaya 

Tencho: La cáscara de mango...

 

1 Comment