Sol, sol; querido sol

Cuánto te extrañamos cuando hace frío, cuánto te pedimos piedad cuando haces calor.

Lo cierto es que sin él no vivimos; ni perros ni humanos ni nada. Resulta que de distintas formas, todos dependemos de sus rayos. Hoy te contaremos de qué formas se benefician nuestros amigos peludos del sol. También, porque es necesario, te daremos algunas precauciones que debes tomar.

Baño de vitaminas

Igual que para los humanos, para nuestros amigos peludos cada baño de sol es realmente un baño de nutrientes ─y no solo vitaminas─. El sol activa muchos sistemas en sus cuerpos. Repasemos algunos de los más sobresalientes.

Vitamina D

El sol es su principal fuente de vitamina D, y es con un proceso muy peculiar por el que la obtienen. Los humanos absorbemos esta vitamina directamente en nuestra piel, pero los perros la retienen en su pelaje. Cuando el sol reacciona con la grasa natural de su manto, se producen grandes cantidades de vitamina D3. Ellos luego la ingieren al lamer sus patas y su cuerpo.

Esta vitamina es sumamente importante para la generación y fortalecimiento de los huesos. También beneficia la regeneración celular y al sistema inmunológico.

Hormonas de felicidad y de tranquilidad

El sol también promueve a la producción de serotonina y de melatonina. La primera es la hormona de la felicidad. Se le considera un antidepresivo natural. Esta ayuda a mantener bajos los niveles de tensión y tener un mejor humor. La melatonina es la hormona del sueño, y aunque solo se secreta de noche, se ha descubierto que el sol ayuda a una buena producción y secreción.

Precauciones

El primer enemigo es el calor. Como te explicamos el mes pasado, el shock de calor es cosa seria en los perros, poniendo en riesgo su vida. Así que, si hace demasiado calor, no permitas que tome el sol mucho tiempo. Si notas algunas señales de agotamiento de calor, mójalo y refréscalo con agua.

No los rasures ni les cortes el pelo demasiado corto. Su piel no está preparada para recibir directamente los rayos solares, solo lograrás que se queme. Si tu peludo tiene poco pelo o tiene un manto muy claro, se recomienda cuidar su piel con protector solar.

Y siempre, siempre, debes mantener agua fresca a su alcance.

Ahora, ¡a disfrutar del sol!

Comment