El sobrepeso en nuestros amigos peludos es un problema serio, representa un deterioro general en su calidad de vida que puede provocar muchas enfermedades, o hasta la muerte.

La obesidad es la complicación del sobrepeso. Un perro se considera obeso cuando su peso supera en 30% a su peso ideal. Estos problemas resultan de la ingestión de más nutrientes de los que se consumen; así que puede ser por alimentación excesiva o por falta de actividad (la falta de actividad es la causa más común). También se debe tomar en cuenta que algunas razas son más propensas a este problema, como el labrador, bulldog, cocker, entre otros; y que particularmente las razas pequeñas tienden a padecer de sobrepeso.  

La obesidad es una enfermedad grave que afecta muchos sistemas esenciales del cuerpo. Puede provocar complicaciones cardiovasculares y respiratorias ─que pueden resultar en infartos─, problemas en huesos y articulaciones, y otras enfermedades, como diabetes mellitus, entre otras. Los síntomas, además de la gordura, comúnmente son: incremento de la presión arterial y alteraciones del ritmo cardíaco, así como también puede afectar los niveles de colesterol y triglicéridos.  

Los expertos recomiendan realizar un examen físico completo, y a partir de este se diseña un plan de reducción de peso, fundamentado en el replanteamiento de la dieta y una rutina de ejercicio diaria.  

Como siempre, la mejor solución es la prevención. Por eso vigila con detenimiento la evolución del peso de tu peludo. Pon atención a su comportamiento con la comida, dale una ración correspondiente a su tamaño, raza, edad y estilo de vida. Señales como la falta de apetito, o el exceso de apetito, pueden sugerir problemas de nutrición. Por otro lado, si la dieta y la actividad no dan resultado, debe considerarse la posibilidad de que alguna enfermedad esté provocando el sobrepeso.

Así que recuerda alimentar bien a tus peludos, jugar con ellos y pasearlos con frecuencia; porque una vida sana es una vida feliz.  

Comment